lunes, 27 de septiembre de 2010

Los puentes y los recuerdos eternos

La historia familiar y la obra del templo poseen un gran poder que radica en la promesa divina que se encuentra en las Escrituras de que el corazón de los padres se volverá hacia los hijos y el de los hijos hacia sus padres. Woodrow Wilson declaró: "El país que no recuerda lo que fue ayer, no sabe lo que es ahora ni lo que está tratando de lograr. Estamos embarcados en algo completamente inútil si no sabemos de dónde provenimos ni lo que hemos intentado lograr". Lo mismo se podría decir de las familias: Una familia "que no recuerda lo que fue ayer, no sabe lo que es ahora ni lo que está tratando de lograr. Estamos embarcados en algo completamente inútil si no sabemos de dónde provenimos ni lo que hemos intentado lograr".


La historia familiar crea puentes que conducen al templo. La obra de la historia familiar nos conduce hacia el templo. La historia familiar y la obra del templo son una sola obra. Las palabras historia familiar nunca se debieran decir sin asociarlas con la palabra templo. La investigación de historia familiar debe ser la fuente principal de los nombres que se obtienen para las ordenanzas del templo, y las ordenanzas del templo son la razón primordial por la que se debe llevar a cabo la investigación de la historia familiar.


Élder Dennis B. Neuenschwander
de los Setenta
(Liahona Julio de 1999, pág. 98)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

“Y así fue que mi padre Lehi descubrió la genealogía de sus antepasados… Y cuando mi padre vio todas estas cosas, fue lleno del Espíritu… 1 Nefi 5:16-17